Revelan en Brasil nuevas evidencias sobre el Plan Cóndor.

Documentos hallados en la casa de un militar brasileño, exagente de la represión, confirman la cooperación entre la dictadura brasileña y la argentina en el mar­co del macabro Plan Cóndor.

Las evidencias ubican como protagonista a Norberto Habegger, de 37 años, que llega a Río de Janeiro en 1978 con la falsa identidad de Héctor Esteban Cuello con el propósito de planificar la “contraofensiva” que hu­­­biese terminado con la dictadura instaurada en Argentina dos años antes.


Habegger, periodista e importante líder en el exilio de la organización guerrillera Montoneros, lle­gó a la ciudad brasileña para acudir a una reunión secreta con dos compañeros, para coordinar las futuras acciones del grupo. Des­pués de llegar desapareció en Brasil sin dejar rastro.

Y solo ahora la información sacada de un viejo armario de la casa de un exmilitar brasileño asesinado es­te año revela los trágicos detalles de su muerte, orquestada por los servicios secretos de las dictaduras brasileña y argentina en el marco del llamado Plan Cóndor.

En concreto se trató del Ope­ra­tivo Murciélago, a través del cual fue­ron eliminados los guerrilleros que desembarcaban en Río de Ja­neiro para luego continuar su viaje hacia Buenos Aires, donde planeaban ejecutar la llamada “contraofensiva”.

Y precisamente una de las primeras víctimas del Cóndor-Murciélago fue Norberto Habegger, desaparecido entre julio y agosto de 1978 después de ser secuestrado por un gru­po de agentes secretos, informa el periódico argentino La Nación.

Los documentos clasificados con el nombre del periodista y de otros 80 extranjeros monitoreados por la Po­licía secreta de Brasil fueron en­con­trados por los abogados del grupo Justicia de Transición, perteneciente al Ministerio Público del Gobierno federal brasileño, en la casa del te­niente coronel Paulo Malhães, asesinado en abril de este año.

Los archivos de Malhães, además de la lista de nombres de los vigilados, contienen una serie de re­co­pi­la­cio­nes de otros informes, explicaciones de los grupos brasileños y extranjeros vigilados, así como información so­bre unas 130 personas monitoreadas, entre ellas brasileños, alemanes, bolivianos, chilenos, estadounidenses, ita­lianos, so­vié­ticos, venezolanos y, sobre to­do, argentinos.

Los expedientes serán la base de una investigación conjunta de los ministerios públicos de Brasil y la Argentina, resultado de un acuerdo de cooperación internacional firmado por los dos países, reporta Russia Today.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en América Latina, Cuba, Cultura, EEUU, Europa, Francia, Opinión, Política, Sociedad, Unión Europea y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s