Europa: independentismo más allá de Escocia.

Mis amigos lectores, este artículo me parece muy interesante. Estamos dentro de la UE y, al menos, yo no era consciente de los conflictos internos. Tampoco lo publican en los medios de prensa. Creo los más conocidos son Cataluña, y País Vasco, pero desconocía lo relacionado con Flandes, Silesia, Padania. Les deseo buena lectura. 

Aunque por estos días, el referéndum realizado sobre la soberanía escocesa ocupa el centro de muchos análisis, Escocia no es el único territorio europeo que busca independizarse.  A lo largo de los años, varias regiones han buscado su autonomía, sin embargo, ninguna la a alcanzado. Incluso las aspiraciones de algunos de estos territorios son desconocidas por la mayoría de las personas.

De los 27 Estados miembros de la Unión Europea solo en cinco no se localizan conflictos territoriales.

Cataluña

Esta región española pretende independizarse de España desde hace varios años. La región ha alcanzado un alto nivel de autonomía cultural y política con un Parlamento regional propio. Sobre todo debido a razones económicas, exige un Estado propio, argumentando que la rica Cataluña está siendo exprimida por el resto de España. Desde que comenzara la crisis económica, el número de adeptos aumentó considerablemente. Al igual que en Escocia, en noviembre el gobierno autónomo catalán pretendía llevar a cabo un referéndum. Sin embargo, Madrid se opone a una consulta popular al contrario de la ctitud asumida por el Gobierno británico.

El Gobierno autonómico catalán canceló finalmente la convocatoria de una consulta popular sobre la independencia prevista para el 9 de no­viembre, debido a que el pleno del Tri­bunal Constitucional de Es­paña suspendió por unanimidad la ley catalana de consultas.

El Parlamento español rechazó de forma mayoritaria una petición para que se pudiera celebrar la consulta y el presidente del go­bierno español, Mariano Rajoy, del conservador Partido Popular, dijo que era “ilegal”.
De acuerdo con el sondeo Ómnibus realizado por el Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat (Gobierno de la comunidad autónoma catalana), un 58,8 % de los catalanes está “totalmente” o “bastante” de acuer­­do con la soberanía de Cataluña, mien­­tras que un 31,9 % está en contra.

Silesia

Polonia es uno de los estados, junto a República Checa y Eslovaquia, en don­de se encuentra el territorio histórico de Si­lesia. Los silesios polacos reclaman más autonomía y sus derechos nacionales.
El Movimiento de la Au­tonomía de Si­lesia, con un apoyo electoral sostenido del 10 %, es el partido que lidera las rei­vin­dicaciones en Polonia, donde son comunes manifestaciones públicas de soberanía silesia.

Padania

El movimiento separatista en el norte de Italia tiene motivos meramente económicos. Las regiones de Lombardía, Aosta, Piamonte, Liguria, Véneto y Emi­lia-Romaña, conocidas como Pa­da­nia, producen gran parte del producto interno de Italia. Los italianos del norte creen que sus compatriotas en el centro y sur del país malgastan el dinero que ellos ganan.
El desequilibrio económico es la clave para la demanda de autonomía del norte, ya que muchos de sus habitantes se ven a sí mismos “explotados”: sienten que no reciben lo que pagan en impuestos y que están financiando al sur, más pobre.
El movimiento encontró su expresión política en la formación Liga Norte, famosa por su retórica claramente an­tinmigrante y que alcanzó sus niveles más altos de apoyo en 1996 y el 2008.

Esta región exige que el norte del país se pueda quedar con tres cuartas partes del dinero que produce, en vez de tener que enviarlo directamente a Roma, donde está la sede de la administración central del país europeo.

Actualmente, el programa electoral de la Liga Norte, partido político que exige la independencia de esta región,  propone la transformación de Italia en un Estado federal, el federalismo fiscal y regional y mayor autonomía de las regiones, con el objetivo de resultar favorecidos.

Otras iniciativas impulsadas por este partido son la promoción de las culturas regionales italianas, el rechazo a la inmigración ilegal y la reducción de ayudas a las regiones del sur de Italia.

Flandes

Bélgica se compone de la región Fla­menca o Flandes, de habla holandesa, de la Valonia francófona y de la capital Bruselas, donde oficialmente se hablan ambos idiomas. Un potencial foco de ruptura reside en Flandes, la parte norte del país que ha reclamado más autonomía respecto a Valonia, la mitad francófona del sur.

Si Flandes lograra su independencia, Bélgica perdería más de la mitad de su población y poder económico.

En el pasado, líderes flamencos manifestaron que solo quieren reformar el Estado belga, no desmantelarlo.

El nú­mero de electores flamencos que quieren la independencia se ha mantenido bastante constante, en torno al 10 %.
Sin embargo, el partido Nueva Alian­za Flamenca (NVA, por sus siglas en flamenco), que cuenta con el 20 % de los escaños del gobierno federal, tiene un Flandes independiente como parte de su manifiesto político y su captación de intenciones de voto ha ido en ascenso.

Córcega

Un desafío a la soberanía francesa lle­ga de Córcega, una gran isla de unos 330 mil habitantes frente a la costa sures­te de Francia.

Durante mucho tiempo el Estado francés trató de erradicar la lengua corsa de la vida pública y de las escuelas en la isla, y los movimientos separatistas fueron combatidos. En la década del 70 del si­glo pasado, grupos militantes como el FLNC (Frente de Li­beración Nacional de Córcega) intentaron desligarse de Francia por medio de la violencia.

Córcega sufrió más de 40 años de violencia política. En el 2003, se rechazó por un estrecho margen ceder competencias adi­­­­­cionales en un referéndum organizado por el gobierno francés.

País Vasco

El País Vasco es una región del norte de España que ya cuenta con un am­plio grado de autonomía. Tiene su propio Parlamento y cuerpo de policía, y tiene las competencias de educación y recaudación de impuestos. El argumento para defender la independencia vas­ca radica en su identidad particular y el idioma.

El Parlamento vasco ha presionado a Madrid para lograr un referéndum de in­dependencia en varias ocasiones en los últimos 15 años, pero el Gobierno es­­pañol ha rechazado las peticiones de una consulta de este tipo.

¿Separación solo por dinero?

Cuán diferente sería el mapa de la Unión Europea si estas regiones obtienen su independencia. Foto: Europa Press

Un aspecto interesante es que las regiones que se quieren independizar son, por lo general, pilares de la economía de sus países. Según Eurostat, Cataluña y el País Vasco, por ejemplo, aportan una cuarta parte al Producto In­terno Bruto (PIB) español, a pesar de representar menos del 10 % del territorio nacional.

El Tirol italiano y la región en torno a Milano no quieren seguir financiando el débil sur de Italia. Los escoceses quieren ad­ministrar, los dividendos del petróleo en su territorio.

En cuanto a Bélgica, los flamencos exigen la separación y aunque Flandes representa solo una tercera parte del territorio belga, aporta casi el 60 % del BIP.

Sin embargo, para Silke Göttsch-Elten, etnóloga de la Universidad de Kiel “el idioma, la historia, la religión y la geografía son aspectos que ayudan a crear una identidad”.

Los expertos explican además que una separación en cada uno de estos casos tendría otras implicaciones fuera de las económicas, como la moneda, organismos internacionales a los cuales pertenecen y otras cuestiones organizativas relacionadas con el país del que forman parte.

En la Unión Europea (UE), hay algunos países que no tienen disputas territoriales como  Es­lovenia, Bulgaria, Portugal, Malta y Lu­xem­burgo. Mientras en algunos casos se pue­de hablar de una lucha lingüística como en Lituania, Letonia y Estonia donde las mi­no­rías rusas tratan de que el ruso sea reconocido como lengua oficial en las repúblicas bálticas y de que el derecho al voto no esté vinculado a dominar los idiomas letón, estonio o li­tuano.

Si todas las naciones sin Estado lograran la independencia, la UE estaría formada por más de 50 Estados miembros que hablarían 60 lenguas oficiales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bélgica, Cultura, Economía, Europa, Francia, Opinión, Política, Sociedad, Unión Europea y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s