Policía de Missouri da muerte a otro joven negro.

La muerte de otro joven negro por disparos de la policía en el condado estadounidense de San Luis, Missouri, desató allí nuevas protestas, cuando se cumplen hoy dos meses del asesinato de Michael Brown.

El fatal incidente, que ocurrió la víspera en el vecindario de Shaw no muy lejos del Jardín Botánico de Missouri, provocó manifestaciones durante la noche del miércoles y en la mañana de este jueves, justo en momentos que se recuerda a Brown, asesinado por el policía blanco Darren Wilson el pasado 9 de agosto en el suburbio de Ferguson.

Según informó el diario local St. Louis Post-Dispatch, el jefe de Policía de San Luis, Sam Dotson, dijo que el oficial implicado en los hechos estaba fuera de servicio, ya que en ese instante trabajaba en un empleo secundario para una empresa de seguridad privada.

Aunque las versiones de las autoridades alegan que Vonderrit Myers forcejeó y disparó un arma, familiares y testigos expresan lo contrario.

“Él no estaba armado”, afirmó Teyonna Myers, prima de la víctima. “Tenía un sándwich en la mano, y pensaron que era una pistola. Es lo mismo que ocurrió con Michael Brown”.

Lavell Boyd, un vecino del lugar, declaró que se encontró con la escena cuando se dirigía a una tienda y escuchó como 14 ó 15 tiros. El reporte del Post-Dispatch refiere que fueron 17, pero no está claro aún cuántas veces fue impactado el joven asesinado.

En su testimonio, Boyd subrayó que cuando llegó donde se produjo el suceso ”vi a la policía de pie sobre él (Myers) y apuntó el arma hacia todos los demás”, y enfatizó que oyó a otras personas que estaban cerca decirle al agente “mataste a mi amigo”.

Hasta ahora solo se divulgó que el presunto homicida es un agente de 32 años, que lleva más de un lustro en el Departamento de Policía.

La noticia de este caso se extendió rápidamente a través de las redes sociales. Centenares de personas acudieron a Shaw. Hubo disparos que obligaron a la gente a dispersarse y hay registros de coches de la policía dañados, reseñó el rotativo.

“Rezo para que esto no desencadene otra situación como la de Michael Brown”, comentó Sharon Norman, al recordar las más de dos semanas de protestas que vivió la localidad de Ferguson, las cuales fueron reprimidas por la policía con gases lacrimógenos, balas de goma y otros medios.

La muerte de Brown, que actualmente se investiga, sacó a flote las heridas raciales que todavía persisten dentro de la sociedad estadounidense.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EEUU, Opinión, Política, Sociedad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s