El embarazo, el bebé y la música.

Según un método oficial norteamericano, el método Tomatis, la educación musical y del oído puede iniciarse en el útero materno.

embarazada-escuchando-musica

 Alfred Tomatis era un otorrinolaringólogo francés que reveló a mediados del siglo XX que el embrión codifica las vibraciones.

Este descubrimiento fue el inicio de la audiopsicofonología. Según esta teoría, es aconsejable que las embarazadas canten -aunque desafinen-, porque la voz, vía columna vertebral y filtración por parte del líquido amniótico, llega al embrión. Éste escucha y percibe el sonido a través de un preoído que se desarrolla a partir de la tercera semana del desarrollo embrionario.

La música, por tanto, puede activar la escucha ya en el embrión, fundamental para todas las etapas de la vida, según Tomatis. Tan importante es la percepción auditiva que si no funciona el sentido del oído se pueden producir graves problemas de aprendizaje y del habla a posteriori.

La influencia temprana de la música a partir del reconocimiento de las experiencias sonoras primarias intrauterinas puede contribuir a desarrollaren el niño la atención, su imaginación y la capacidad creadora, y estimular la habilidad de concentración y la memoria; le proporciona al cerebro además un mejor ambiente para desarrollar ideas y restablecer conexiones neuronales que ayudan a optimizar los procesos de aprendizaje.

Los efectos positivos de escuchar música durante el embarazo no sólo alcanzan al feto, sino también a la madre. Uno de los primeros beneficios que experimenta la mujer al sentir placer cuando escucha la música es la disminución de tensiones, de la ansiedad, del dolor, del cansancio que la ayudan a asumir una maternidad con mayor equilibrio y armonía.

Música en el embarazo, primer trimestre

Durante este período, el primer sonido que más percibe el feto es la frecuencia cardiaca materna. La música barroca tiene un ritmo similar a los latidos del corazón en reposo.

 

 

Música en el embarazo, segundo trimestre

 

La voz de la madre es el sonido preferido del feto. Gracias a la estructura ósea de la mujer le llega más amplificada y más cercana, pues la voz es el único sonido interno que se modula respecto al paisaje sonoro intrauterino: corazón, respiración…; también son adecuadas las canciones de cuna que tienen un efecto relajante a través de una métrica equilibrada, un ritmo oscilante y una melodía dulce, que pueden incluso improvisarse, siempre y cuando se utilicen palabras sencillas, cantadas a media voz, que proporcionan una mayor seguridad al feto.

Música en el embarazo, tercer trimestre

Una buena recomendación es escuchar música relajante -al menos media hora al día, en una posición cómoda, y sobre el lado izquierdo preferentemente, pues favorece la circulación placentaria y la nutrición del feto-, pero también música viva y alegre.

Con información de Radio Musical Nacional CMBF

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bélgica, Ciencia, Cuba, Salud, Sociedad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s