¡A velar a Papá Montero,canalla rumbero! + Video

Entre esas leyendas populares insólitas que abundan en esta isla, sobresale un funeral que devino en fiesta, regalándonos un tema musical que le dio la vuelta al mundo y hasta un cuadro del pintor cubano Mario Carreño.

Papa-Montero-243x300

El funeral de Papá Montero fue inmortalizado en este cuadro del pintor cubano Mario Carreño en 1949

En el pequeño pueblo de Isabela de Sagua (ubicada en la región central de Cuba), vivió un negro de cabeza blanca en canas a quien nunca, a pesar de las tribulaciones de esta vida, lo abandonó la alegría. Se llamaba Papá Montero y tenía fama de libertino.

Gustaba de bailar la rumba haciéndose acompañar de lindas mulatas que iban con él a todas sus parrandas. Los amigos que sabían lo bailador y rumbero que era Papá Montero lo invitaban continuamente a alguna fiesta o barullo.

Cuentan que fue asesinado en un carnaval durante una parranda, pero este jubiloso personaje   no podía abandonar la vida por la puerta sombría que atravesamos los mortales comunes y corrientes. A Papá se le ocurrió en vida pedir un funeral con música y toque de tambores, en vez de lágrimas.

El cancionero folclórico de la década del 40 del pasado siglo, describe el singular sepelio en una composición de Eliseo Grenet, de quien se dice era su medio hermano.

En el estribillo decía: ¡A velar a Papá Montero…

En el preciso instante en que se iniciaba la canción,  la viuda, que hasta ese momento lucía atribulada, se acercó al féretro de madera y la interrumpió con un grito de ¡canalla rumbero!, lo que entre toques de tambor y voces a capela devino en la tonada: A velar a Papá Montero zumba, ¡canalla rumbero!..

La última voluntad del  difunto fue cumplida con creces; sus amigos  repicaban en el ataúd a modo de tambor para acompañar la melodía, un tumulto bailaba, cantaba y corría el aguardiente mientras las beatas del pueblo se persignaban indignadas.

No sé hasta donde el tiempo y la manía de exagerar del cubano, hayan distorsionado este evento, lo cierto es que nos quedó la canción como prueba irrefutable del festivo funeral, el cuadro que el pintor cubano  Mario Carreño, exhibió en 1949.

https://www.youtube.com/watch?v=0dG6h9KxoMk

Con información de Radio Cadena Habana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en América Latina, Bélgica, Cuba, Cultura, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s