El Teatro Martí: un tributo imprescindible a la cultura cubana

*El teatro Martí ha vuelto a la vida habanera.

*Vuelva a él quien ya lo conocía o viva por primera vez la emoción de adentrarse a un sitio con 130 años de historia.

teatro-marti

 Las cortinas del Teatro Martí volvieron a abrirse para dar vida a una hermosa gala que contó con la presencia desde el palco de honor del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejo de Estado y de Ministros de la República de Cuba.

 Un aplauso prolongado se escuchó cuando el Dr Eusebio Leal Spengler, Historiador de nuestra nación se presentó en el escenario, como merecidísmo homenaje a su incansable  obra de restauración.

leal-SmallEn su  magnífico recuento de la historia del Teatro Martí dijo: “…fue el 17 de enero de 1899 cuando se decidió darle el nombre de Martí “para rendir tributo al héroe, al apóstol, al maestro, al político, al orador insigne”.

 “…Gracias al Líder Histórico de la Revolución que tuvo la visión, en memorable Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, de plantear resueltamente que la cultura era lo primero que teníamos que salvar..”

El Dr. Leal recordó durante su intervención a grandes músicos, actores y directores teatrales que forman parte de la historia del coliseo de las cien puertas, e hizo énfasis en Eduardo Robreño y Enrique Núñez Rodríguez; “ellos viven en mi memoria y en nuestra memoria. Con ellos, en medio de un teatro destruido y condenado a desaparecer, celebramos aquí, entre ruinas, el primer centenario en 1984. Enrique, a quien recuerdo en nuestro último diálogo, ya enfermo, me dijo que quizás le sobreviviría a Robreño “que era inmortal” y que él estaría seguramente el día que habría de llegar.

Ese día es este y, sin embargo, ellos no están; pero forman parte de la historia inmaterial, de la gloria cultural de nuestra patria”.

Se apagó la luz, y la lámpara de cristal comenzó a ascender hasta el techo…

teatro-7-Small
El resplandor, en la oscuridad de la sala, sedujo a todos mientras se escuchaba el “Prólogo” de la zarzuela Cecilia Valdés.

Entonces se abrieron las cortinas… y apareció la mulata, la Mulatísima, acompañada del negrito, de su Sandalio. Eran Aurora Basnuevo y Mario Limonta, con una deliciosa Estampa costumbrista escrita por Alberto Luberta.

 Así comenzaba la noche, así volvíamos al teatro Martí, así el teatro Martí volvía a nosotros.final-del-espectaculo-Small

 Un espectáculo concebido para despertar todos los sentidos. Podíamos cerrar los ojos y disfrutar de las voces de jóvenes solistas, acompañados por la Orquesta y el coro del Instituto Cubano de Radio y Televisión, así como el Coro Nacional de Cuba y Vocal Leo. Taparnos los oídos y deleitarnos con la exquisitez del vestuario, la sobriedad de una escenografía concebida para que brillaran los que hoy estaban en el escenario: los que actuaron, bailaron y cantaron; y también aquellos que una vez estuvieron en ese mismo lugar, quienes fueron recordados a través de diferentes materiales audiovisuales, acertadamente introducidos como parte del programa del espectáculo.

El aroma de las flores no era lo único que se respiraba en el ambiente.

También había olor y sabor a vida, a alegría, a sueño cumplido

Con información de Habana Radio y Granma

Anuncios
Esta entrada fue publicada en América Latina, Bélgica, Cuba, Cultura, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s