El Doberman y el Gobierno cubano

Por Raúl Gómez

Es lamentable el desprecio de Carlos Alberto Montaner por la raza de perro Doberman.  Escribir que “morder está en su naturaleza” –como hizo en un artículo publicado el pasado domingo por el Nuevo Herald—,  demuestra,   por un lado,  su desconocimiento supino de un perro  que  los  cinco adjetivos que mejor lo definen son: valiente, cariñoso, vivaz, decidido y elegante;  y por otro,  la superficialidad de libro de texto con la que este periodista  aborda un tema de tanta hondura como el de las relaciones entre los Estados Unidos de América  y Cuba . 

DOBERMAN johnkenneydog-150x150

John F. kennedy, 35th American president with his doberman Moe.

Probablemente lleve algo de razón cuando dice que “Barack Obama quiere modificar la política de Estados Unidos hacia Cuba”; después de todo, más de 50 años de ejercicio de una política que no consigue los resultados para los que fue concebida, parecen suficientes  para cuando menos tratar de modificarla. Es precisamente a la conclusión inevitable a la que arribamos,  cuando leemos los resultados de una reciente encuesta llevada a cabo por el prestigioso instituto estadounidense “Atlantic Council”.

Tiene razón Montaner cuando,  en un arranque de sinceridad o presa de uno de sus cada vez más frecuentes lapsus mentis, reconoce que la política de EE.UU. hacia Cuba es un disparate, que comenzó cuando el actual mandatario ni siquiera había nacido.  Ahí están para dar testimonio del disparate que ha representado esa política, los 10 Presidentes estadounidenses, víctimas también de la misma, que han visto desfilar por la puerta de la Isla los gobernantes cubanos. 

Si como Carlos Alberto Montaner dice, la política norteamericana hacia Cuba tiene tres pilares desde hace medio siglo: propaganda anticastrista, restricciones económicas (el embargo) y aislamiento diplomático, no hay que ser muy sagaz para darse cuenta de su estrepitoso fracaso. La propaganda está agotada y cada vez tiene menos oídos receptores incluso en el propio estado de La Florida; las restricciones del embargo afectan directa y principalmente al pueblo cubano,  pero han sido incapaces  de cambiar el régimen,  y no han conseguido el propósito expreso de levantar contra su gobierno a un pueblo al que pretendían rendir por hambre y enfermedad,  y del aislamiento diplomático ni hablar: precisamente el bloqueo económico y financiero de EE.UU. contra Cuba ha provocado el mayor aislamiento diplomático y la mayor humillación sufrida por EE.UU. en Naciones Unidas, en toda su historia. Es pues totalmente coherente y legítimo que Barack Obama se proponga rescatar a su país de tamaño disparate.

No se le puede pedir peras al olmo. Lo que los pueblos y gobiernos de América Latina y el mundo reconocen como heroica y exitosa resistencia del pueblo cubano tras la desaparición del socialismo en Europa del Este y la desintegración de la URSS –algo que quedó claramente refrendado en la recién finalizada II Cumbre de la CELAC que tuvo lugar en La Habana—, este maltratador de perros lo percibe como indiferencia a la realidad.

Queremos liebre, no gato. Intentar vendernos que nada cambia en Cuba bajo la presidencia de Raúl Castro y que una conspiración de Mariela Castro con la Inteligencia Cubana y su poderoso Departamento de Medidas Activas han logrado engañar a Washington y modificado su conducta hacia la Isla, es la prueba más fehaciente de lo que es un secreto a voces en los corrillos de Miami: Carlos Alberto Montaner sufre de una distorsión cognitiva que le está produciendo una perturbación emocional y llevándolo a desarrollar estados de ánimo disfuncionales.

Siento pena de este periodista hispano-cubano-estadounidense, de cuyo estilo narrativo aprendí mucho hace más de tres décadas. Sólo la enfermedad podría justificar esas percepciones y esos pensamientos tan distorsionados y que haya cargado de esa manera tan ruin y tan baja contra una raza de perros a la que adoro,  como los Doberman.Doberman

Tomado de El Combate de Raúl Gómez

Artículo de Carlos Alberto Montaner. http://www.elnuevoherald.com/2014/02/16/1680340/carlos-alberto-montaner-el-doberman.html

US-Cuba: A New Public Survey Supports Policy Change. http://www.atlanticcouncil.org/publications/reports/us-cuba-a-new-public-survey-supports-policy-change

Anuncios
Esta entrada fue publicada en América Latina, Bélgica, Cuba, Economía, EEUU, Europa, Opinión, Política, Sociedad, Solidaridad, Subversión, Uncategorized, Unión Europea. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s