Conducta: una película que todos esperábamos

conducta-cortadas06

Bajo el título de Conducta su director y guionista Ernesto Daranas Serrano caracteriza la educación cubana desde la relación afectiva de un alumno problemático con su maestra de primaria.

conducta_6

Se llama Conducta, pero pudo haberse titulado «Carmela», que es la maestra de esta historia, una mujer voluntariosa, valiente, que a ratos parece caprichosa, pero no lo es.

conducta-cortadas04

Su experiencia en el magisterio y su empeño para darle a los alumnos lo que necesitan para ser mejores personas, la hacen ver como una maestra «de las que ya no existen en Cuba», porque desafortunadamente algunas transformaciones realizadas por el sistema de enseñanza no han potenciado la presencia de verdaderos pedagogos en las aulas cubanas.

conducta_1

 «El hogar, la escuela, el afecto y el rigor determinan la educación de un niño», dice esta profesora. Si en la casa los pequeños no reciben la orientación adecuada, entonces la escuela sí debe convertirse en la familia suplente. Carmela sabe que…

independientemente a todos los problemas que marcan hoy a nuestra sociedad, es posible formar hombres y mujeres con valores, ciudadanos responsables, buenos amigos, que amen a Martí y crean en la Virgen de la Caridad, si así lo desean.

Aunque la educación cubana sea el núcleo de esta historia, otras realidades de la isla son apreciadas en esta cinta, así lo expresa la actriz Alina Rodríguez desde su interpretación del personaje de Carmela.

Muchas de las historias que se desarrollan en el aula y que se muestran en la cinta son basadas en hechos reales, comenta su director en conferencia de prensa. Daranas  declaró que “el papel de Carmela no es un capricho sino que hay muchas maestras así en nuestro país”.

“La historia de Conducta se centra en la importancia que tiene para un niño como Chala una maestra como Carmela”

“Porque hay humanidad en todo eso, porque son personas, son familias, son cubanos, y porque son muchos más de los que quisiéramos. El arte suele ir a los extremos para hablar de lo cotidiano; pero en este caso, el hecho concreto es que, tras tantos años de crisis, ese supuesto margen ha terminado por desplazarse sobre una gran parte de nuestra sociedad. Es inevitable hablar de eso.”

“ Cada uno de los personajes de la película actúa según escalas de valores diferentes y en todos hay una ética, de acuerdo a la realidad que les toca vivir”

 “Un aula que es como una Cuba en miniatura, en la que nuestros problemas y contradicciones se manejan frontalmente”.

Con información de Cuba Sí

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bélgica, Cuba, Cultura, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s