¿Quién ordenó hacer silencio? (#Cuba #EEUU #Europa)

Por Myah Montero

ciencia-cubana_ciencia-de-cuba_el-juego-en-los-niños_4Hace unos días la ministra de Justicia de Cuba, María Esther Reus, publicó un informe sobre el enfrentamiento jurídico penal a la trata de personas y otras formas de abuso sexual. Poco después busqué la repercusión de algo que me había parecido tan interesante y para mi asombro encontré que sobre esto los grandes medios de difusión masiva NO se hicieron eco, por supuesto, nada nuevo, ya es habitual que reporte que contenga aspectos positivos del gobierno cubano  o de lo que este hace por su pueblo para nada son noticias en los grandes medios de comunicación, en definitiva hace mucho sabemos a quienes responden.

Lo único que algunos medios, como El Nuevo Herald, sí comenzaron a reproducir de inmediato fueron las opiniones banales y sin fundamento que algunas “personas” (rebuscadas para la ocasión, es decir, disidentes o mercenarios) dieron sobre el tema.

Como era de esperar, estos lo que hicieron fue criticar el documento, tergiversar la realidad del país y mentir al respecto.

Para mí, una ciudadana cubana común no hay contradicción en lo que refiere el informe presentado por la ministra y lo que observo cada día en mi lugar de residencia, trabajo y entorno en general, es por ello que indigna tanto el silencio y la manipulación, para no hablar del derecho que se auto otorga determinado estado en confeccionar listas de países con “malas conductas” cuando son ellos quienes deberían encabezar cada una de ellas.

Las estadísticas de organismos internacionales y gubernamentales cubanos confirman mi percepción: En Cuba la trata de persona según lo estipulado en el “Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de persona, especialmente mujeres y niños” de la Convención contra el Crimen Transnacional Organizado del 2000 (Convención de Palermo) se mantiene a niveles mínimos, dado que solo el 0.09 % del total de la población infantil sufrió de este tipo de maltrato, lo cual ratifica que tales manifestaciones no constituyen un problema social en nuestro país. (Aún así no se está conforme y se trabaja preventiva y educativamente).

Para la sociedad y la familia cubana queda claro que la trata de personas y otras formas de abuso sexual, en particular en los niños y niñas, constituyen un problema de máxima prioridad para instituciones y organismos del Estado, existiendo un amplio rechazo a aquellas conductas delictivas que involucran a los niños y niñas, cual propicia denuncias oportunas sobre tales hechos.

Despido mi “indignación” sobre el tema con un par de ideas recogidas en el informe de la titular de justicia y omitidas intencionalmente por los medios de prensa occidentales:

  • Cuba garantiza los derechos humanos para todo su pueblo por igual, lo que ubica a nuestro país en una posición privilegiada para organizar acciones preventivas y de enfrentamiento a la trata de personas y otros flagelos.
  • La mayoría de los hechos enfrentados a partir de las actividades de prostitución y proxenetismo en Cuba no son considerados como trata de personas, en correspondencia con lo refrendado en los instrumentos internacionales vigentes. Se dispone de los instrumentos jurídicos adecuados para enfrentar las actividades asociadas a la trata de personas,  dichas leyes datan incluso de tres años antes de la Convención de Palermo. Lo que demuestra el interés de la Revolución desde sus mismos inicios por contrarrestar este mal y para mantener el  bienestar y la seguridad de nuestra sociedad.
  • Cuba ha suscrito y ratificado los principales instrumentos internacionales sobre la materia, entre los que se destaca la Convención de la ONU contra el Crimen Organizado transnacional de 2000, que ratifico el 9 de febrero de 2007. De manera complementaria, se han firmado 53 Acuerdos Bilaterales de Asistencia Judicial: 23 de asistencia jurídica en materia penal, 19 sobre traslado de sancionados y 11 de extradición.
  • En 2012, en Cuba, fueron condenadas un total de 224 personas por el delito de proxenetismo. De los 241 juzgados por esta causa, 143 recibieron como sanción la privación de libertad y otros 45, trabajo correccional con internamiento.
  • En la actualidad, siete extranjeros cumplen sanción en la cárcel por corrupción de menores, asociada al abuso sexual infantil.
  • La mayoría de los hechos enfrentados a partir de las actividades de prostitución y proxenetismo en Cuba no son considerados como trata de personas.
  • En 137 Estados se ha explotado a víctimas de por lo menos 127 naciones. En lo que respecta a los destinos de las corrientes de trata, Europa occidental y central registran la mayor variedad de orígenes y recorridos.

Afortunadamente, muchos otros datos y elementos reveladores de esta temática están empezando a verse en la blogosfera cubana, el artículo de Arianna Barredo Ramos colgado enCubasí me llena de optimismo y al mismo tiempo me evita tener que abundar mucho más sobre el tema y sobre esta nueva y “sublime” agresión imperial.

Tomado de Miradas Encontradas

http://miradasencontradas.wordpress.com/2013/10/31/quien-ordeno-hacer-silencio-cuba-mexico-eeuu-europa/

 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bélgica, Cuba, EEUU, Europa, Opinión, Política, Sociedad, Subversión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s